Dario Diament

11/04/2008

Mi viejo me compró una Spectrum ZX cuando tenía 7 años. Pero no, no soy de esos que se pusieron a programar a esa edad. Era más un observador de un pedazo de tecnología que no sabría que hacer.

En 1994, a los 13 años, recibí mi primer Pentium 486 que venía con un modem de 2400 BPS. Creo que parte de mi vida estuvo basada en la frustración cuando le pedí a un compañero de la secundaria que me explique como copiar de un diskette 5 1/4 a otro, quien se negó con un fuerte resoplido.

Conseguí mi primer lista de teléfonos de BBSs, a donde me conectaba para quizás bajar otras listas de teléfono o entrar en salas de Chat con personas que ahora comprendo seguramente pesaban no menos de 100 kilos y que Batichica no era rubia y escultural como me la imaginaba en ese momento.

Mi primer trabajo de SEO lo hice al otro año, cuando le recomendé al pibe que me vendía los diskettes con juegos copiados que le ponga a su BBS un nombre que empiece con la letra A, para aparecer en las primeras posiciones de las listas de BBS impresas a inyección de puntos.

Mi primer experiencia con Internet fué uno o dos años después cuando me tomé un bondi con unos amigos y bajé en el solar de la Abadía. En frente había un cyber café. El primer site al cual entré fué NBA.COM, para mirar un videíto de 100×800 pixels en Quicktime. Esa hora me costó creo que 8 pesos / dólares.

Una empresa de Internet ofrecía 60 días gratis. No recuerdo como hacía pero cree tantos usuarios que podría decir que nunca tuve que pagar por una conexión de Dial Up.

A los 16, me metí en la especialización de Informática junto a otros 30 visionarios, todos pibes, mientras mis amigos vivían lo mejor de su adolescencia. Fácil es estudiar informática ahora con ídolos como Mark Zuckerberg, y el loco que se armó el OneMillionPixel.com

Por el proyecto de fin de año del secundario hice una pasantía en Soltec Consulting Group donde empecé a tirar lineas en Coldfusion, en ese entonces de Allaire, que luego fué Macromedia y ahora Adobe. Presenté un sitio de e-commerce a-la Amazon.com que me rindió una “mención especial” a pesar de no ser un alumno ejemplar.

Incluso antes de terminar el secundario trabajé en la empresa donde viví el 2000 con el sueño de Internet y sus gaseosas libres (engordé 10 kilos), emprendedores sonrientes y el 2001, con esos mismos sitios fuera de linea y sueños rotos.

Mientras tanto metí en Ingeniería en Informática. Por que para ser alguien en la vida tenía que ser Ingeniero. No tengo el título, pero el sufrimiento de esos años me formó como hombre.

No hay mejor manera de madurar que sufrir.

Así que en, creo 2004, me saqué una visa de trabajo en Nueva Zelanda y me fuí a juntar manzanas. Trabajando de Lunes a Lunes. Escapando del Invierno me crucé para Indonesia, que recorrí desde Sumatra hasta Lombok, para luego volar a Kuala Lumpur, subir hasta Bangkok y cruzar a India. Ah, el año anterior había hecho un curso de fotografía, por que creía que los fotógrafos eran cool. Pero lamentablemente me dí cuenta que tenía que tocar la guitarra.

Con 14 kilos menos, regresé a Buenos Aires. Donde me puse a estudiar Dirección de Negocios, que a lo Rocky Balboa, logré finalizar en 4 años.

En el 2005, un amigazo me dijo que vea eso de Search Marketing. Y me bajé el libro “Rich Jerk”, del cual debo mi carrera profesional. Allí entendí sobre SEO y arbitraje, y que, bueno, Rich Jerk no existía.

Hice un par de experimentos. Donde malgasté unos pesos con sitios de gripes porcinas, y como en el pasado había aprendido que con la falla se aprendía, ahí aprendí lo que tenía que aprender de SEO, SEM y Adsense.

Entonces armé un sitio para el Mundial. Y Llevó tanto tráfico con SEO que me compré mi primer notebook.

Mientras tanto entré a trabajar en Gilbarco Veeder Root. Tirando más lineas en Coldfusion.

Suficiente programación para mí, así que en el 2007 empecé en Latin3 como SEO Boy. Pero quería meterme en estrategia, así que terminé siendo Account Manager, pero quería hacer estrategia y medios, y anexar el proceso del equipo creativo y terminé siendo Digital Marketing Manager.

Como siempre, el camino a la gloria no es un camino de rosas (frase robada del programa de futbol Pergollini), por lo cual más sufrimiento me hizo ganar mas experiencia y aprender.

Y acá estamos.

Ah, en el camino, durante noches y fines de semana hice Vammos (una red social de eventos en permanente beta), y cada tanto tiro algo nuevo como ahora Politicos Online.

Si leiste todo, entonces sos una persona muy paciente. Te invito a que te contactes conmigo en @ddiament